Estimulacion Precoz Bebes Ejercicios

Ejercicios para la Eyaculacin Precoz

Ejercicios para combatir la Eyaculacií³n Precoz Para combatir la Eyaculacií³n Precoz me gustarí­a compartir contigo 3 tipos de ejercicios que puedes practicar. Son muy íºtiles y te ayudaran a aumentar tu potencia sexual. Ejercicio 1 Ejercitar musculo PC Esto se consigue aguantando la orina, cada vez que vas al baí±o a miccionar debes hacerlo y parar, así­ repite nuevamente orina y aguanta, esto te ayuda a ejercitar este musculo que es el que controla tu eyaculacií³n. Ejercicio 2 Masturbacií³n Sencillo y se necesita privacidad para realizarlo. Consta en masturbarte y cada vez que estés a punto de llegar.

Al orgasmo detenerte. Espera un momento a que la sensacií³n desaparezca y nuevamente empieza el mismo proceso. Hazlo durante 30 a 45 minutos diarios. Veras que desarrollaras un control de tu eyaculacií³n excepcional. Ejercicio 3 Control Mental La mente es un poderoso í³rgano el cual gobierna gran parte de tu cuerpo, por esa razí³n es necesario que te ejercites mentalmente. Piensa en positivo que tu problema es algo pasajero y que tiene solucií³n, estar preocupado y con estrés por tu situacií³n solo empeora las cosas, ayíºdate a ti mismo y relí¡jate.

Juegos de Bebs Recin Nacidos para la Estimulacin Temprana

Fue sorprendente lo delicado y frí¡gil que era nuestro bebé. Su papí¡ ya estaba listo para jugar con él pero nuestro hijo todaví­a no. Estaba muy ocupado descubriendo su mundo. Y aprendimos que eso era lo que necesitaba. La estimulacií³n de sus sentidos de la vista, el oí­do y el tacto para ayudarlo en su desarrollo. Cada nií±o es diferente y estoy segura de que te estí¡s adaptando a tu propio ritmo.

No te apures si se presentan algunos retos. Tu amor y tu atencií³n son lo que tu bebé mí¡s necesita. Y muy pronto crearí¡n su propia rutina. Como mamí¡ de tres nií±os, he tenido la oportunidad de aprender de la experiencia y quiero compartirte algunas de las mejores ideas que he aplicado para ayudar a un recién nacido a descubrir su mundo. Me sorprendí­a el saber que mi bebé solo podí­a ver de treinta a treinta cinco centí­metros de distancia de su cara. Así­ que nos aseguramos de acercarnos bien.

Usamos juguetes con patrones muy simples de colores que contrastan como blanco, negro y rojo. Para ayudar a que sus ojos aprendieran a enfocar. Le gustaba que los moviéramos de manera muy lenta y suavemente frente a él. Después de unas cuatro semanas, sus ojos comenzaron a enfocar. Así­ que empezamos a hacer burbujas para que las viera. En un par de semanas mí¡s las seguí­a con la mirada y a los tres meses intentí³ a tratar de alcanzarlas.

Cuando crecií³ un poco mí¡s, empezamos a jugar a dí³nde estí¡ el bebé. Y otros juegos de sorpresa como, te voy a atrapar. A esa edad ya se reí­a mucho y hací­amos lo mismo una y otra vez. Le encantaba la repeticií³n y nunca se cansaba de la emocionante expectativa. Todos nuestros hijos fueron muy diferentes. Pero descubrimos que todos disfrutaban al estar cerca de nosotros. Respondí­an a ello de manera distinta. Para sentirse cerca no hay como el contacto fí­sico.

En especial el contacto de piel a piel. Este tipo de contacto es fundamental para el desarrollo sano de tu bebé. Su piel es ultrasensible así­ que lo acariciaba con suavidad. Imaginaba que su piel estaba a doce o quince centí­metros mí¡s lejos de donde realmente comenzaba. Como parte de nuestra rutina de baí±o y de la hora de acostarse, masajeí¡bamos suavemente sus brazos y piernas. Lo ayudaba mucho a relajarse al final del dí­a.

Siempre buscaba diferentes texturas para que tocaran y jugaran. Solo me aseguraba que el objeto estuviera limpio, fuera lo suficientemente grande como para que no se lo tragaran y que no fuera filoso. Algunas de las texturas preferidas eran bufandas, esponjas, terciopelo, piel, encaje, toallas, pelotas y hasta cartí³n. Tal vez los recién nacidos no pueden ver muy de lejos pero su oí­do es muy bueno desde el principio. En un par de meses, todos nuestros hijos respondí­an al sonido de mi voz. A lo largo del dí­a les cantaba canciones de cuna como.

Duérmete nií±o; incluso canciones inventadas. Los bebés preferí­an las voces agudas y esto los ayuda en el desarrollo del lenguaje. Así­ que no tengas miedo de hablar como bebé al cantar o contar cuentos. Siempre he dicho que nunca es demasiado pronto para empezar a leerle a tu bebé. Nosotros hicimos que la lectura formara parte de nuestra rutina diaria. Era un momento que ambos esperí¡bamos ansiosos. Una forma divertirí¡ que descubrimos de leer era tomar un libro con imí¡genes, sin palabras, y seí±alar diferentes objetos en las imí¡genes.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Leave a Reply