Eyaculacin Precoz Pdf 2014

Tratamiento Para La Eyaculacin Precoz 3 Remedios Caseros Para La Eyaculacin Precoz

gt;gt; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precozquot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz pdfquot; quot; tratamiento para la eyaculacion precoz en el hombrequot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz tutorialsquot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz grado 1 gratisquot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz en chilequot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz yahooquot; quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz en venezuelaquot;.

quot; tratamiento para la eyaculacií³n precoz en el hombrequot; quot; tratamiento de la eyaculacion precoz con antidepresivosquot; quot; tratamiento de la eyaculacií³n precoz paso a pasoquot; pause.

Fantasas sexuales

¿Quién no ha tenido alguna vez fantasí­as sexualesé ¿Creéis que hombres y mujeres tenemos las mismasé ¡Bienvenidos Sexploradores! Un dí­a mí¡s aquí­ estoy con vosotros. Hace unas semanas consulté por mi twitter qué temas os gustarí­a que tratase y como solicití³ Silvia hoy vamos a hablar de las fantasí­as sexuales. ¿Cí³mo creamos las fantasí­asé Los seres humanos creamos las fantasí­as gracias a nuestra imaginacií³n. Lo que hacemos es recordar imí¡genes del pasado o construir idealizaciones. Las fantasí­as erí³ticas son las que tienen un contenido sexual, pero son igualmente fantasí­as como las que podemos tener sobre alcanzar.

Un sueí±o o una meta; vivir en una hermosa casa o ser astronauta. Y os estaréis preguntando ¿para qué sirven las fantasí­asé Las fantasí­as erí³ticas juegan un papel muy importante en el despertar del deseo sexual, hay personas que creen que son algo negativo pero es muy importante tener una actitud positiva hacia ellas ya que sirven para aumentar la libido y hacer que las relaciones í­ntimas sean mí¡s placenteras. Forman parte de nuestra vida y gracias a ellas podemos expresar nuestros deseos sexuales, aumentamos nuestra excitacií³n, liberamos tensiones, nos ayudan a provocar el orgasmo, nos evadimos de la monotoní­a, realizamos prí¡cticas innovadoras, imaginamos experiencias inalcanzables.

¿Y cuí¡ndo creéis que empezamos a tener fantasí­asé ¿Creéis que sí³lo los adultos o los adolescentes las tienené Pues las tenemos desde nií±os, usamos nuestras fantasí­as para suplir partes de la realidad; de hecho tanto en la nií±ez como en la adolescencia se viven con gran intensidad, pero segíºn nos hacemos mayores las vamos reprimiendo porque las entendemos desde un punto de vista negativo y con culpabilidad, cuando esto no deberí­a ser así­. El sexo resulta mí¡s enriquecedor con las fantasí­as y sirven como complemento, el íºnico problema serí­a convertirlas siempre en un sustitutivo de él. ¿Sabéis con qué fantaseamos mí¡sé Al parecer la mayorí­a de nuestras fantasí­as se dan.

Con personas allegadas, también puede variar el entorno, la situacií³n.; en otros casos se imaginan con personajes o personas inaccesibles como estrellas de cine o la mujer de tu jefe. Hay fantasí­as muy habituales como las que el hombre se ve con dos mujeres o la mujer con varios hombres, orgí­as, cambios de roles, el hombre siendo penetrado por la mujer, fantasí­as en las que estí¡s mirando como otras personas estí¡n teniendo sexo con tu pareja, las fantasí­as homosexuales de personas heterosexuales. Hay muchos tipos de fantasí­as erí³ticas y son muy comunes, no hay que angustiarse ni sentirnos diferentes al resto porque son muy habituales y nos ocurren en mayor o menor medida a todos.

Ademí¡s las fantasí­as compartidas con nuestra pareja aumentan la pasií³n y se pueden incluir cambio de roles, escenas, personajes. evitando la rutina en los encuentros sexuales. Primero tenemos que imaginarnos la escenita como si fuera una peli y después nos ponemos manos a la obra. ¿Cuí¡les pensí¡is que son las fantasí­as mí¡s comunes entre las mujeresé Durante mucho tiempo se tuvo la creencia de que las mujeres no tení­an fantasí­as erí³ticas al suponer que no tení­an necesidades sexuales, pero nada mí¡s lejos de la realidad. Debido a una educacií³n sexista las formas de fantasear han sido distintas entre hombres y mujeres, ya que a la mujer se le atribuí­a un rol pasivo.

Y al hombre uno dominante. Esos roles influí­an en la imaginacií³n de ambos, así­ era mí¡s comíºn que las fantasí­as femeninas fuesen que eran las que se dejaban hacer y ellos se imaginaban haciéndoles cosas a las mujeres (en el caso de heterosexuales). Pero todo esto es cultural. De hecho una variante muy excitante para ambos sexos es fantasear con el cambio de roles. Al contrario de lo que se piensa, las fantasí­as femeninas no son íºnicamente romí¡nticas, podemos tenerlas extremadamente apasionadas tanto que nos sirven para excitarnos, jugar, divertirnos y soí±ar. porque en el campo de la imaginacií³n no hay censura, sí³lo la que nos imponemos.

Aunque podemos tener fantasí­as durante el coito, es mí¡s frecuente tenerlas en la masturbacií³n, suelen ser fantasí­as mí¡s elaboradas donde nos inspiran los deseos reprimidos, situaciones irrealizables o encuentros pasados. Otras fantasí­as frecuentes son las de tener relaciones con varios hombres a la vez, con otras mujeres, trí­os, orgí­as, relaciones que impliquen cierto sometimiento, prí¡cticas que nunca llevarí­an a cabo en la vida real, hacerlo en lugares píºblicos, cambiar ciertas partes de la anatomí­a de sus amantes, ser contempladas, hacer de prostituta, ver a un hombre masturbí¡ndose. También desean probar un juguete sexual, un vibrador, experimentar cosas nuevas en la cama, tener multiorgasmos,.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (11 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Leave a Reply