Tratamiento Para Desarrollo Precoz

Nuevas Guas para el Tratamiento del VIHSIDA cedepaptv

El primer mensaje serí­a que en lí­neas generales se recomienda iniciar el tratamiento en fases mí¡s precoces de la infeccií³n por el HIV, y esto estí¡ justificado porque los tratamientos ahora son muy efectivos, son muy sencillos, son mucho menos tí³xicos de lo que eran anteriormente. Y ademí¡s se ha visto que el tratamiento en fases mí¡s precoces puede prevenir.

No sí³lo complicaciones clí¡sicas asociadas al SIDA, sino otras complicaciones probablemente asociadas a la replicacií³n del VIH. Este serí­a el primer mensaje. El segundo mensaje se refiere al tratamiento de rescate. En el momento actual, todo el mundo infectado por el VIH puede y deber estar con una carga viral indetectable.

Y hoy dí­a tenemos medios, tenemos fí¡rmacos para conseguir esto. Y entonces una parte importante de estas recomendaciones se dedicaba a analizar el problema de los tratamientos de rescate, y cí³mo y qué es lo que se puede hacer para que cualquier persona esté con una carga viral indetectable. Hasta hace también muy poco se creí­a que el virus sí³lo hací­a daí±o destruyendo las defensas,.

Y que cuando las defensas estaban destruidas, pues vení­an complicaciones que en el argot las llamamos quot;complicaciones oportunistasquot;. Pero ahora se ha visto que el virus cuando se replica puede hacer otro tipo de daí±o. Otro tipo de daí±o que es desencadenando una serie de mecanismos de inflamacií³n, de daí±o endovascular, de daí±o en los vasos o en las arterias.

Y esto puede facilitar toda una serie de complicaciones que hasta ahora no nos habí­amos dado cuenta de ellas. Y por tanto, suprimir la replicacií³n viral de por sí­ es un objetivo que hay que tratar de alcanzar si se puede.

Microcefalia Informacin sobre las causas y el diagnstico de este trastorno

La microcefalia es un trastorno neurolí³gico poco frecuente, en el que la cabeza del bebé resulta mucho mí¡s pequeí±a de lo habitual y, por lo general, es producto de un desarrollo cerebral anormal en el íºtero o de un crecimiento indebido después de nacer. Entre las causas de la microcefalia, se encuentran diversos factores genéticos y ambientales, como así­ también la craneosinostosis, una fusií³n prematura de las articulaciones que conforman el crí¡neo, distintas anomalí­as cromosí³micas, la disminucií³n de oxí­geno en el cerebro fetal, infecciones del feto durante el embarazo, exposicií³n a las drogas, el alcohol o ciertos productos quí­micos tí³xicos en el íºtero, desnutricií³n grave o la fenilcetonuria.

No controlada, un defecto congénito que dificulta la capacidad del cuerpo para descomponer el aminoí¡cido fenilalanina. Si bien el signo principal de este trastorno suele ser una cabeza de tamaí±o significativamente menor que la de otros nií±os de la misma edad y sexo, en casos de microcefalia severa, es posible evidenciar un desplazamiento hacia atrí¡s de la frente. A su vez, dependiendo de la causa y la gravedad de la microcefalia, las complicaciones pueden incluir retrasos del desarrollo, como en el habla y el movimiento, dificultades con la coordinacií³n y el equilibrio, enanismo o baja estatura, distorsiones faciales, hiperactividad, retraso mental y convulsiones.

Usualmente el médico detectarí¡ la microcefalia en un habitual chequeo de rutina, aunque en caso de suponer que la cabeza del bebé es mí¡s pequeí±a de lo normal o que no estí¡ creciendo como deberí­a, no dude en consultarlo con el profesional de la salud. Para determinar si su hijo padece o no microcefalia, su médico probablemente indagarí¡ acerca de su historia familiar completa y realizarí¡ un examen fí­sico. Ademí¡s, medirí¡ la circunferencia de la cabeza de su hijo y la compararí¡ con una tabla de crecimiento. En las visitas posteriores, seguramente volverí¡ a medir y graficarí¡ el crecimiento. Incluso, también es posible que se mida el tamaí±o de la cabeza de los padres, para determinar.

Si las cabezas pequeí±as son una cuestií³n de familia. En algunos casos, especialmente si el desarrollo de su hijo se retrasa, el médico puede solicitar pruebas, como una tomografí­a computarizada o una resonancia magnética de la cabeza. Así­ mismo, los aní¡lisis de sangre pueden contribuir a determinar la causa subyacente del atraso. De esta manera, trabajarí¡ a la par con su médico, y juntos podrí¡n determinar la causa de la microcefalia, ya que si ésta es hereditaria, usted y su cí³nyuge pueden querer hablar con un asesor genético sobre el riesgo de microcefalia en los embarazos futuros. Por lo general, no existe un tratamiento para.

La microcefalia, pero la intervencií³n temprana puede ayudar a mejorar el desarrollo de su hijo y restablecer la calidad de vida. Sin embargo, resulta importante tener en cuenta que, a excepcií³n de la cirugí­a para la craneosinostosis, no hay ningíºn tratamiento para ampliar la cabeza de su hijo o revertir las complicaciones de la microcefalia. En sí­, el tratamiento se centra en las formas de gestionar la condicií³n de su hijo, y los programas de intervencií³n en la primera infancia, que incluyen lenguaje, fí­sica y ocupacional, pueden ayudar a su hijo a fortalecer ciertas capacidades. Ademí¡s, algunas complicaciones de la microcefalia, tales como las convulsiones o la hiperactividad, pueden ser tratadas con.

Medicamentos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Leave a Reply